Alba Cabello: la #ladysaltimbanqui de la natación sincronizada

Patricia Lledó
de
Patricia Lledó
09/02/2016
Compartir en Facebook Compartir en Twitter
Alba Cabello: la #ladysaltimbanqui de la natación sincronizada

Son las tres de la tarde de un día normal. La cafetería del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat está a tope. Deportistas jóvenes, deportistas consagrados, exdeportistas de élite que ahora se han convertido en entrenadores y un ambiente en el que se respira cansancio e ilusión. Como cada vez que piso este centro mi corazón se encoge. Allí pasé cuatro de los mejores años de mi vida. Cuatro años que marcaron mi personalidad, mi carácter y mi profesión. Ahora regreso para encontrarme con una crack. Un persona luchadora y persistente con un currículum deportivo de vértigo. Campeona del Mundo, campeona de Europa y con dos medallas olímpicas en su poder, casi nada… Es la nadadora de natación sincronizada Alba Cabello, también conocida como “Lady Saltimbanqui”. Alba es una de las veteranas del equipo nacional, en el que lleva 11 temporadas. Ha vivido de todo,  pero sigue luchando y dejándose la piel como si tuviera 15 años.

Me recibe con una sonrisa. Emocionada por conceder una entrevista al nuevo blog de Odeclás, marca de bañadores de la que es imagen. ¿Cuántas entrevistas habrá concedido en su vida? Seguro que cientos, pero parece tan entusiasmada como si fuera la primera.

Faltan seis meses para las JJOO de Río, los últimos juegos  que vivirá Alba en su carrera.  Ella me cuenta que “no van a ser más o menos importantes que Londres o Pekín, pero sí que es verdad que los voy a vivir de una manera diferentes. El equipo humano es distinto y cada compañera aporta una cualidad al grupo. Lo importante es ser una piña y vivir al máximo cada minuto. No van a ser unos juegos más intensos que los anteriores, pero sí que voy a disfrutar más de la preparación y de la competición”.

Alba tiene muy claras las diferencias vividas en cada cita olímpica. “Llegué a Pekín siendo la joven, la novata de un equipo muy consolidado cuyas integrantes llevaban mucho tiempo nadando juntas.  Ahora somos un equipo mucho más nuevo,  pero que nos estamos comprendiendo muy bien. En los primeros JJOO las mayores tiraban de mí y ahora soy yo la que tengo que tirar del carro. En Pekín sabíamos que si no fallábamos, la medalla era nuestra. La experiencia en Londres la viví más intensamente porque éramos más jóvenes y nos jugábamos la medalla de bronce con China. La medalla no era tan segura como en Pekín, pero también llegó.  El equipo para Río es muy renovado, muy joven y con muchas cosas por demostrar”.

Alba Cabello Odeclas 

Sigo conversando con Alba y llegamos a la conclusión que sus más de 10 años como integrante en el equipo nacional la han convertido en un referente para muchas niños que ahora están descubriendo la sincronizada. “Soy consciente que mis declaraciones o comentarios en mis redes sociales pueden influenciar a niños y niñas que estén empezando, por eso suelo tener mucho cuidado con lo que digo o lo que publico en mis perfiles. Me gusta mostrar nuestro día a día. Los entrenamientos, el sufrimiento, las alegrías… la gente debe saber lo que vivimos en un centro de alto rendimiento”.

Gracias a su larga trayectoria, Alba ha vivido muy de cerca la inclusión del hombre en la competición de natación sincronizada. Desde hace varios meses el nadador Pau Ribes, integrante del dúo mixto junto a Gemma Mengual en el pasado Mundial de Kazan, comparte entrenamientos con ella. Sobre este gran cambio me comenta que “si este avance hubiera llegado antes, igual la sincro hubiera dado más de sí. Me hubiese gustado nadar un dúo mixto para que un chico, con más fuerza que yo, me ayudara a hacer acrobacias más espectaculares”.

Desde hace varios meses Alba acompaña sus publicaciones en sus perfiles sociales con el hashtag #ladysaltimbanqui. Es un apodo que surgió de forma espontánea, pero cree que la define a la perfección porque “mi rol dentro del equipo siembre ha sido el de saltadora y ahora, incluso las niñas, han dejado de llamarme Alba para llamarme Lady Saltimbanqui… es muy divertido”.

Además de ser una de las veteranas, Alba se ha convertido en una figura materna para muchas de las jóvenes que han abandonado sus casas para vivir en un centro deportivo como el CAR. Alba intenta que “las más peques no lo pasen mal. Muchas compañeras me dicen que soy como la “mami” del equipo y eso me gusta”.

En una carrera deportiva tan larga como la de Alba, siempre hay altibajos. Ella recuerda que ha vivido “momentos en los que se me ha pasado por la cabeza tirar la toalla e irme a casa. A veces piensas que por una medalla no vale la pena todo esto, que te da igual todo, pero por suerte siempre encuentras algo que te da la fuerza suficiente para seguir. Si pongo todos los momentos en una balanza, las cosas buenas siempre ganan a las malas”.

Su carrera está llegando a su recta final, pero Alba no ve su futuro desvinculado de la sincro: “este deporte me ha enseñado muchas cosas y creo que le debo, en cierto modo, transmitir todo lo que sé a futuras generaciones.  Cuando deje la competición no quiero echar de menos la sincro, así que no necesitaré ni un minuto para “desintoxicarme”.

Alba lleva más de un año siendo imagen de Odeclás, una marca deportiva que se caracteriza por su diseño y su comodidad. Tengo un montón de preguntas sobre los bañadores de competición que usan las nadadoras de sincro, pero Alba me desvela mis dudas diciéndome que “normalmente elegimos un tema musical y en función de ese tema buscamos la coreografía, buscamos los bañadores, buscamos todo… Tenemos la suerte de colaborar con la escuela de diseño ESDi que nos ayuda con los bañadores de competición.  Ellos son los que saben de moda y dentro de lo que nosotras estamos buscando, nos asesoran dándole una vuelta al planteamiento de los bañadores.”


En la sincro hay un montón de aspectos que son importantes: la estética, la música, la expresión, el maquillaje… pero Alba me dice que “si no nadas bien, todo esto no sirve de nada”. Aunque le cueste confesarlo, admite que últimamente le gusta mucho el color rosa. “Yo antes no era así, pero ahora me encanta el rosa y los estampados multicolor para los bañadores de entrenamiento. Me gustan los estampados alegres, divertidos… que reflejen cómo soy yo en mi día a día. En cuanto a la competición, es verdad que me gusta ser un poco más clásica, más elegante”.  Alba también asume que “soy bastante clásica a la hora de vestir. Es verdad que casi siempre llevo chándal y cuando me arreglo un poco más con un tejano y una camiseta mis compañeros del CAR, que están acostumbrados a verme en ropa deportiva, se asombran un  poco”.

Otro aspecto más estético son las uñas. Alba lleva unas graciosas uñas rosas con cordones de zapatillas pintados en ellas, emulando unas Converse. Yo no lo sabía, pero ella me comenta que “en la competición nunca llevamos las uñas pintadas porque puede ir en tu contra. Se ven más lo fallos.  Y en las uñas de los pies todavía es peor, se verían mucho más los empeines”.

Ha llegado el fin de nuestro encuentro. A Alba se le agota el tiempo libre. Debe volver a la piscina, esta vez para ayudar a las más jóvenes.  Nos despedimos con un cariñoso abrazo y un… ¡suerte en Río!

 

Patricia Lledó

Patricia Lledó

Licenciada en comunicación audiovisual, periodista y experta en comunicación corporativa. Exnadadora profesional y nadadora master de aguas abiertas. Actualmente es responsable de marketing y comunicación de Odeclás.
Contacto: comunicacion@odeclassport.com
Te animamos a seguir a Patricia en sus perfiles sociales: 
Twitter: @pattylledo